jueves, 5 de noviembre de 2015

Tokío-2020: el añorado regreso del béisbol

Por Lemay Padrón Oliveros 

Gran regocijo debe haberse sentido en buena parte de las naciones centrocaribeñas con el anuncio esta semana del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Tokío-2020, que propuso oficialmente el regreso del béisbol a las citas estivales.
 Ha sido un tortuoso camino iniciado desde diciembre de 2012, cuando la Federación Internacional de Béisbol (IBAF, siglas en inglés) decidió fusionarse con la de softbol para crear la Confederación Mundial de Béisbol y Sóftbol (WBSC) en aras precisamente de conseguir el añorado retorno a las citas estivales. 
El béisbol tuvo su debut oficial en Barcelona-1992 y se mantuvo en el calendario hasta Beijing-2008, mientras que el sóftbol comenzó en Atlanta-1996 y también fue sacado del listado oficial tras la versión de 2008, única ocasión en que no triunfó un país panamericano en ambas modalidades.
Como béisbol/sóftbolcuentan como un solo deporte al proponer el primero para hombres y el segundo para mujeres, y eso les ha ganado el visto bueno del Comité Olímpico Internacional (COI). Según informaron las autoridades niponas, las novedades supondrían la participación de 474 deportistas más, sin afectar el límite establecido de 10 mil 500 atletas, y en el caso de béisbol/sóftbol sería con solo seis equipos por modalidad.
Esto presupone desde ya una preocupación por la repartición de las cuotas, porque el criterio de representatividad del COI conspira contra la calidad del torneo, en un deporte cuya fuerza está concentrada fundamentalmente en Asia y el área panamericana.
De entrada, Japón tiene segura su cuota por ser la sede, y de las cinco restantes, casi seguras serán para Suráfrica, Australia, Italia/España y Surcorea/Taipei si se distribuyen por criterio geográfico, lo cual supondría una terrible lucha por el cupo restante en América.
Por el contrario, si se hace en base a la calidad, seguramente predominarán las naciones de este lado del mundo. Bonito dilema para la WBSC, el COI y los propios organizadores, que se beneficiarán con el tradicional fervor beisbolero de los nipones.

OTRAS PROPUESTAS 

La posibilidad que ofrece a la sede de que proponga nuevos deportes permitió a Tokío-2020 sugerir hasta cinco disciplinas, que completaron con el kárate, el surf, el skateboard(patineta) y la escalada.
Los organizadores hicieron su selección entre una lista de ocho aspirantes donde también estaban squash, wushu y bolos, aunque se esperaba solamente un par de novedades como máximo.
Estas propuestas deben ser ratificadas en la Asamblea General del COI el año que viene, cuando se reúna en vísperas de los Juegos de Río de Janeiro-2016. La supuesta aprobación de esta lista supondría la mayor renovación del programa olímpico en varias décadas, pues desde que el triatlón y el taekwondo debutaron en los Juegos de Sydney-2000, los cambios han sido mínimos. Por ejemplo, en Río-2016 serán solamente dos las disciplinas novedosas: el golf y el rugby a siete.
De los nuevos deportes, el surf y la escalada añadirían 40 deportistas cada uno (20 hombres y 20 mujeres), el skateboard 80 (20/20 de calle, 20/20 en parque cerrado), el kárate 80 (10/10 en kata, 30/30 en kumité) y el béisbol/sóftbol 234 (144/90).
La escalada deportiva consistirá en competiciones en ambos sexos donde se combinarán las técnicas de escalada lateral en muros o rocas de hasta ocho metros de altura, velocidad y apertura de vías, mientras que el surf contará con pruebas masculina y femenina en la categoría de shortboard (tabla corta).